Prospección electromagnética VLF

Esta técnica de investigación del subsuelo, consiste en aprovechar las componentes magnéticas del campo electromagnético generado por transmisores de radio existentes a lo largo de diferentes países, que usan la banda VLF (Very Low Frequency) entre 15 y 30 kHz.

Las anomalías y las estructuras de diferentes resistividades que se encuentren en la superficie o bajo tierra, afectan a la dirección e intensidad del campo que genera la señal de radio transmitida. En torno a dichas anomalías de la estructura geológica, se genera una distorsión o débil campo secundario, que se mide y se analiza, a fin de poder interpretar los datos obtenidos, para la localización, por ejemplo, de fallas que puedan contener agua en su interior.

Aplicaciones principales:

  • Localización de aguas subterráneas.
  • Localización de fallas y zonas de fractura en el terreno.
  • Ayudas para la selección del punto de perforación.
  • Localización de minerales por su alta conductividad.
  • Localización de cables y tuberías enterradas.
  • Detección de cavidades.
esquema