Prospección por resonancia magnética

La técnica MRS (Magnetic Resonance Sounding), se utiliza fundamentalmente para la localización de aguas subterráneas.
Una potente señal EM (electromagnética) de alta frecuencia, igual a la frecuencia Larmor de excitación de los protones de Hidrógeno, es emitida por una antena de espiras de suficientes dimensiones (por ejemplo, espiras cuadradas de hasta 150 m de lado) colocada sobre el terreno, con objeto de hacerla penetrar en el 
subsuelo a estudiar.

Parte de esta energía excita a los protones de Hidrógeno de las moléculas de agua presentes en el terreno. Inmediatamente después, la liberación de dicha excitación genera una señal de relajación que se atenúa con el tiempo, según una determinada función.

 

La amplitud inicial de la señal de relajación (medida en nV), es proporcional al tanto por ciento de contenido de agua. La constante de atenuación (medida en ms), está relacionada con la porosidad del terreno. Finalmente, la amplitud o intensidad de la señal de excitación, junto con la duración de la misma (el producto: A·ms), determinan la mayor o menor profundidad de investigación. En condiciones favorables, esta profundidad de investigación puede alcanzar hasta los 150 metros.

Los principales factores que, entre otros, afectan a la capacidad de penetración de esta técnica de investigación del subsuelo, son los siguientes: La potencia del acuífero; la conductividad eléctrica de las rocas; la amplitud e inclinación del campo magnético terrestre; la naturaleza de los materiales constituyentes del acuífero; así como, naturalmente, el tamaño de la antena empleada y el ruido electromagnético existente en la zona investigada.

La técnica RMS, es el único método capaz de detectar directamente la presencia de agua en el subsuelo, así como de otros parámetros hidrogeológicos.

 

Aplicaciones principales:

  • Localización de aguas subterráneas.
  • Localización de fallas y zonas de fractura en el terreno.
  • Ayudas para la selección del punto de perforación.
  • Localización de minerales por su alta conductividad.
  • Localización de cables y tuberías enterradas.
  • Detección de cavidades.
esquema